16 diciembre, 2012

MÉDICOS MICROSCÓPICOS

 
   En estos tiempos en los que el futuro parece tan incierto,no está de más recordar los acontecimientos positivos que puede traernos el porvenir.No todo van a ser malas noticias y padecimientos.Por primera vez el avance científico y técnico de nuestra especie nos permite albergar muchas esperanzas sobre la vida que van a tener nuestros hijos,al menos en lo que se refiere al tratamiento de enfermedades que hoy en día son incurables.

   Es bastante probable que en un futuro no muy lejano las enfermedades infecciosas y víricas que se cobran la vida de millares de personas se conviertan en cosas de la ciencia-ficción.Que podamos corregir con facilidad malformaciones congénitas y enfermedades mentales,que bastará con que nuestra madre se tome una pastilla para que máquinas diminutas viajen a nuestro cuerpo y nos aporten las enzimas u hormonas que necesitamos para evitar que en el trascurso de nuestra vida padezcamos de diabetes ó nos convirtamos en celiacos.




Desde luego este futuro esperanzador depende en gran medida de las decisiones que se tomen en nuestro presente,del interés que demostremos en cambiar nuestra prioridades y actitudes.Evidentemente,en el actual entorno de crisis económica y cambio de sistema social,hay necesidades mas urgentes que atender.

   Para una gran parte de la población el único interés es llegar al día de mañana con un trabajo y una casa que les permita vivir decentemente,este panorama deja poco lugar a otras cosas que no son tangibles,que no parecen tan necesarias,pero yo creo que el que piense así se equivoca.La experiencia debería valernos como indicador,la esperanza que podamos tener en el futuro tiene que ver con el progreso tecnológico y sobre todo en el campo de la nanotecnología.




En lo que se refiere al cuidado de la salud los avances prometen ser espectaculares y casi increíbles, a medio y largo plazo podemos estar seguros que los tratamientos serán prácticamente milagrosos.En no demasiado tiempo seremos capaces de detectar que enfermedades hereditarias pueden padecer nuestros hijos y actuar sobre ellas para que nunca se presenten,podremos ayudar y entrenar a nuestro sistema inmunológico para combatir las infecciones que provocan virus y bacterias.

   Ingerir diminutos médicos microscópicos que repararán tejidos y células sin necesidad de intervenciones quirúrgicas,ó eliminar tumores cancerígenos con anticuerpos específicamente desarrollados para nosotros y que no afectarán a nuestro tejido sano.



Las actuales perspectivas de la ciencia hacen evidente que puede darse un salto cualitativo increíble en nuestra sociedad y nuestra cultura.Curiosamente las profecías mayas a las que tanta gente presta crédito,la biblia y multitud de sectas y organizaciones espirituales afirman que nos acercamos a un cambio de ciclo,a un salto de conciencia que nos abrirá la puerta a un mundo mejor,mucho más justo y espiritual.

   Tal vez sea cierto que nuestro mundo se halle en una encrucijada decisiva,y que nuestro futuro penda de un hilo,pero yo creo que los cambios y los saltos no vendrán de mano de la mística sino de la ciencia ,la tecnología y el conocimiento.ó mejor dicho,del uso que hagamos de ellos.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por tú opinión y bienvenidas sean tus críticas!. Sólo eliminaré aquellos comentarios ofensivos o insultantes o que puedan considerarse como spam.