20 octubre, 2010

RATA TOPO DESNUDA

A todos nos resultan familiares las comunidades de termitas, hormigas y abejas, su enorme y complejo grado de organización social que las lleva a convertirse prácticamente en un único organismo vivo compuesto por multitud de individuos.

   
    Lo que menos podríamos imaginar, es que esas mismas características se dan también entre los mamíferos, este es el caso de la rata topo desnuda, un roedor de aspecto repulsivo que habita en África.

   Su longevidad es excepcionalmente larga entre los roedores de su tamaño, pues puede llegar a los veintiséis  años, cuando animales similares no pasan de los seis, otra extraña característica que los distingue del resto de mamíferos, es que no pueden mantener su temperatura corporal, es decir son de sangre fría.

   Pero lo que realmente resulta extraordinario es su modo de vida, todos los miembros de la colonia están emparentados genéticamente entre si, y como entre los insectos sociales, los individuos tienen diferentes características físicas adecuadas a la labor que desempeñan en la comunidad.

  La reina, única hembra reproductora de la colonia, dispone de vertebras más alargadas. La parte inferior de su columna se alarga tras el primer embarazo, el resto de hembras y la mayoría de los machos son estériles, el número de crías que puede alumbrar en cada parto varía entre tres y doce, pero puede llegar a veintisiete.

   Entre las complejas galerías que excavan se encuentran dormitorios, aseos, nidos para las crías y cámaras de almacenamiento de comida , (tubérculos y raíces) , y una zona donde todos los individuos defecan y se revuelcan para impregnarse del olor propio de la colonia.

   Es en esta cámara donde se esconde el secreto de la esterilidad de la mayoría de los miembros de la comunidad, pues la orina de la reina contiene una feromona que impide que los demás alcancen la madurez sexual.

   Cuando la reina muere, esta feromona deja de actuar y entonces se desata entre el resto de hembras una lucha a muerte por la sucesión, la vencedora volverá a comenzar el ciclo y condenará al resto a la esterilidad mientras ella viva.

 Entre las otras castas, que forman parte de la sociedad de las ratas topo, se encuentran las cuidadoras ; de tamaño más pequeño
, que se encargan de alimentar y atender a las crías y la reina.

   Las obreras, de grandes incisivos, que oradan el subsuelo en busca de raíces y tubérculos, y los soldados, que pasan gran parte del tiempo dormitando en cámaras, reservando sus energías para enfrentarse resueltamente a cualquier intruso que pudiera poner en peligro la seguridad de la colonia, su ferocidad es suficiente para amilanar incluso a rapaces y serpientes.







No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por tú opinión y bienvenidas sean tus críticas!. Sólo eliminaré aquellos comentarios ofensivos o insultantes o que puedan considerarse como spam.