31 enero, 2011

TAMBIÉN ES PARTE DE MI

Había salido a la calle a reflexionar, pero su mente parecía muerta,ausente.

   Ahora era su corazón el que le hablaba claramente, sabía lo que tenía que hacer y no le asaltaba ninguna duda ni el más leve remordimiento , ¿porque tardaba tanto en decidirse entonces?.

   Prendió un último cigarrillo a las puertas del Hospital y se perdió unos instantes entre las volutas de humo. 

   El tiempo pasaba lentamente y cada segundo le parecía pesado y denso como una losa de acero. Con un esfuerzo de su voluntad se decidió al fin, arrancó el coche y se dirigió a casa.

   Al abrir la puerta se detuvo un momento embriagado por aquel aroma tan familiar, sin saber muy bien porque recorrió una a una todas las habitaciones mientras su corazón latía desbocado.

   Ni una lágrima asomó a sus ojos, solamente creyó oír las risas alegres de una antigua reunión familiar, pero le sonaron descoloridas y pálidas como fantasmas, ni tan siquiera se conmovió, pues eran sólo ya jirones de recuerdos debatiéndose en el olvido.

   No lo pensó más, y cogiendo la bolsa de deporte que tenía preparada,abandonó la casa con paso firme y sin mirar atrás.

   Cuando le dieron el alta preguntó por él, pero nadie supo darle razón. Ella intuyó entonces todo lo que había ocurrido, y comprendió que ya no volvería a verlo nunca más.

   Se sentía mal consigo misma y deseó por enésima vez que todo hubiese sido un mal sueño.

   Por un instante se miró a si misma con los ojos de él, sintió nauseas y cerró los ojos. Y así, sin saber muy bien ni como, volvió a sentirse fuerte otra vez.

   Una mujer capaz de enfrentarse al mundo entero ella sola si fuera necesario.

Había sido su decisión, y la tomó, porque no tenía otro remedio.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por tú opinión y bienvenidas sean tus críticas!. Sólo eliminaré aquellos comentarios ofensivos o insultantes o que puedan considerarse como spam.