13 febrero, 2011

¿DIOS USA 3 G?


   ¿Por qué motivos termina uno pensando que la crisis que padecemos es mucho más profunda de lo que aparenta?,¿que no sólo en la economía, sino en nuestra moral y sistema de valores hemos perdido el Norte?. Pues muy posiblemente porque uno lee de vez en cuando noticias como esta aparecida en el diario "La voz de Galicia":



Confesarse a través del iPhone no será posible, aseguró ayer desde la Santa Sede el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, quien sentenció que «ningún dispositivo puede sustituir el sacramento de la confesión», ya que la absolución debe ser otorgada por un sacerdote en persona. Lombardi puso fin así a la polémica suscitada en EE.UU. por la invención de una aplicación para el iPhone que, supuestamente, permitía a los católicos confesarse sin pisar una iglesia.Inventada por la empresa Little IApps,y con un coste de 1,99 dólares.A Roman Catholic App ofrece la posibilidad de personalizar las confesiones por género,edad y profesión,a la vez permite elegir entre una lista de pecados.Una vez que el formulario ha sido cubierto,la aplicación fabrica una lista de penitencias;por ejemplo,tres avemarías si uno no ha pensado suficientemente en Dios.Desde la Santa Sede se recomienda su uso sólo como preparación antes del rito."Es importante que todas estas aplicaciones estén basadas en una utilidad pastoral y no se trate de un negocio alimentado de una realidad religiosa y espiritual",matizó Lombardi,quien,alentó a los católicos a usar los "soportes digitales".

    Lo más curioso de esta noticia, aparte de su surrealismo , (porque más bien parece un "sketch" incluido en un espectáculo cómico) , es que se asemeja a un conflicto de competencias entre dos empresas rivales que pugnan por el mismo mercado.

   Después de todo , (a mi me lo parece) , si alguien se lucra de las necesidades espirituales de sus fieles es precisamente la Iglesia Católica. De modo que en cuanto piensan que su "monopolio de la salvación" puede verse amenazado por una empresa seglar reaccionan, haciendo notar a los posibles "clientes" que la absolución de los pecados es un sacramento que sólo ellos pueden otorgar en exclusiva.

    Otro gallo cantaría si la "dichosa aplicación" se les hubiese ocurrido a ellos, como ocurrió con el "cepillo electrónico" por ejemplo. Lo que este tipo de anécdotas pone de manifiesto a mi entender, es la brecha cada vez mayor que se abre entre las instituciones religiosas tradicionales y aquellos que las siguen formalmente. Me da la impresión, de que en general, la gente tiende a hacer cada vez más caso a lo que le dicta su conciencia que a las proclamas de sus lideres religiosos.

   Y visto lo visto es una evolución lógica ante la que no deberíamos sorprendernos, porque si uno analiza detenidamente muchos de los dogmas católicos le resultarán evidentes la multitud de contradicciones morales que se producen.

   Por ejemplo en el tema de los anticonceptivos. Todos tenemos la idea de que la Iglesia Católica los prohíbe, pero no es cierto, admite algunos de ellos, por ejemplo la abstinencia, la marcha atrás y el método Ogino.

   Y eso es lo que no entiendo , ¿que diferencia moral existe entre estos sistemas naturales y utilizar un preservativo?. La intención es la misma, disfrutar del sexo tratando de evitar el embarazo , ¿verdad?.

   Por lo tanto moralmente no existe ninguna diferencia , (en la práctica si que existen claro, porque esos "procedimientos" naturales suelen fallar casi siempre) , así que si el sexo es bueno "per sé" (ó al menos "per sé" no es pecado, (dentro del matrimonio obviamente) , y puede ir ó no encaminado a la procreación, ¿no sería mejor usar un medio más efectivo y que además protege de la posible transmisión de enfermedades?






No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por tú opinión y bienvenidas sean tus críticas!. Sólo eliminaré aquellos comentarios ofensivos o insultantes o que puedan considerarse como spam.