22 febrero, 2011

LOS PLATOS ROTOS

Suele ocurrir que muchas de las dificultades que nos encontramos en nuestras relaciones de pareja tienen mucho que ver con el pasado.

   Cuanto mayor sea el número de fracasos sentimentales que hayamos sufrido, mayores serán las taras y problemas a los que nuestra actual pareja tendrá que enfrentarse.

   Como casi todo en esta vida,todo dependerá del daño que nuestros anteriores compañeros ó compañeras nos hayan causado.

Superar el pasado sentimental no es tarea fácil, porque no basta con el amor y la comprensión. 

   Es necesario saber tener mucha "mano izquierda", paciencia, inteligencia, y saber decir que no ,(y que si) , justo en el momento que tenemos que decirlo, ni antes ni después. Pues es muy sencillo cometer errores que a menudo suelen resultar irreparables, y acabar pagando los platos que otro rompió.

   Lo primero y más importante de todo, es saber cuando estamos verdaderamente preparados para formar una nueva pareja, y para eso no hay un tiempo fijo, depende de cada persona y del género de relación que hayamos mantenido con la anterior. Tampoco todas las relaciones son iguales, unas nos marcan mucho más que otras.

   Normalmente aquellas en las que más ilusiones ponemos, más nos esforzamos, y a pesar de todo acaban terminando mal, resultan fatales para nuestro futuro,porque es muy difícil librarnos de las heridas que nos dejan. Pero quizás las que nos dejan más secuelas, son aquellas en las que somos muy felices y todo parece ir muy bien.

   Vivimos como en una nube, y nuestro compañero parece darnos todo aquello que necesitamos, pero de repente, un día por casualidad, descubrimos que nos engaña y que todo es una gran mentira, después de algo así, nos resultará extremadamente complicado volver a confiar en alguien.

   No obstante, ese estado de ánimo es algo pasajero, porque todas las heridas pueden curarse, y como bien dice el refrán,"nunca llovió que no escampara". Y es que,aunque pueda parecernos lo contrario, el destino sigue siempre el camino que suele resultarnos más propicio. 

   Si pensamos en positivo, aunque es muy duro despertar de un bonito sueño, mucho peor es tener a nuestro lado a alguien que pensamos que nos ama cuando en realidad nos está engañando vilmente.


  Así que debemos estar tranquilos,porque pronto comprobaremos que es la "casualidad" la que nos llevará a ir conociendo a las personas adecuadas.

   Esas personas que aparecen en nuestra vida como un puente por el que cruzamos, y nos ayudaran a reencontrar la fe en nosotros mismos y en los demás. 

   Pero eso sólo sucederá si nuestra actitud es la correcta, es decir, si somos capaces de aprender de nuestros errores y ser valientes, cautos pero decididos, y si aprendemos a querernos y valorarnos adecuadamente, y estar abiertos otra vez a la nueva vida que nos espera, y romper así definitivamente con el muro de nuestro desamor.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por tú opinión y bienvenidas sean tus críticas!. Sólo eliminaré aquellos comentarios ofensivos o insultantes o que puedan considerarse como spam.