18 febrero, 2012

LOS ÁNGELES SALVADORES

   Hace tiempo escuché contar una historia que seguro ha sido oída por millones de personas en todo el mundo. Los personajes suelen cambiar,
como en todos los cuentos de hadas, dependiendo de las creencias predominantes en cada sociedad ó cultura, pero las historias son básicamente las mismas.
    Para los creyentes, estas historias son la prueba irrefutable de la presencia y cuidados que unos seres superiores, por mandato divino, nos prestan en casos de extrema necesidad. Estos Ángeles están a nuestro lado desde el mismo momento en que nacemos, y durante todo el transcurso de nuestra vida cuidan de nosotros, nos aconsejan y nos asisten.

   Mi opinión personal es muy distinta, y para ilustrarla voy a relatar una historia real, sucedida en España sobre los años setenta, y que para muchas personas constituye una prueba clarísima de la existencia real de estos seres.

   "Paula", que así llamaremos a nuestra protagonista, era una niña normal de unos 6 años de edad. Como tantas otras veces, aquel fin de semana se encontraba con sus padres en una sierra muy próxima a una gran ciudad española. El día había transcurrido sin incidentes, habían almorzado todos juntos tendiendo un mantel sobre la hierba, y mientras los mayores charlaban y tomaban café la niña jugaba en las proximidades. Probablemente se despistaron, el caso es que cuando llegó la hora de regresar a casa, "Paula" no aparecía por ningún lado, desesperados fueron a dar aviso a la ciudad mientras sus familiares seguían buscando. Pero todo fue inútil, la guardia civil suspendió la búsqueda al caer la noche.


   Los días pasaron lenta y amargamente, y ni una sola pista pudieron encontrar sobre el paradero de la niña. Era tiempo de Invierno entonces, y las temperaturas descendían por la noche de manera terriblemente acusada. A medida que pasaba el tiempo, la guardia civil y sus familiares se habían resignado ya a no encontrar más que el cadáver de la pequeña "Paula".

   Pero, sorprendentemente, cuando la pequeña apareció al fin se encontraba en un inmejorable estado de salud, como si solamente hubiese permanecido unas pocas horas extraviada. Sorprendidos y emocionados escuchaban el relato de la niña, que dijo haberse encontrado en el bosque con una "señora" muy guapa que la había llevado a su casa, la había cuidado muy bien y le había dicho que no se preocupase, que sus papás regresarían muy pronto.

   Por supuesto las autoridades se pusieron a buscar a esta mujer pero no pudieron encontrar ni el mas mínimo rastro ; no existía vivienda alguna en un radio de muchos kilómetros alrededor de aquel punto de la Sierra. Desde luego el suceso no obtuvo ninguna explicación satisfactoria, y fue clasificado como milagro y demostración fehaciente de la existencia de los ángeles de la guarda. Pero...¿qué es lo que pudo suceder? , ¿cómo es posible que una niña perdida en el monte por más de quince días en pleno invierno, fuera encontrada no solamente con vida sino además en perfectas condiciones físicas y psíquicas?.
      
   En mi opinión,"Paula" fue quien inconscientemente se "inventó" su propio "ángel de la guarda", de la misma forma en que se inventan los "amigos imaginarios" y por la misma razón, porque se necesitan. Este suceso es similar al que permite al abejorro volar cuando anatómicamente  su vuelo resulta imposible. Este insecto vuela únicamente porque cree que es capaz de volar, así de simple.

   La física actual, empieza a demostrarnos que la "realidad" no es ni mucho menos una losa inapelable a la que todos estamos sujetos. Muy al contrario, la realidad depende sobre todo de nuestra  mente y de la forma en que cada uno percibimos el mundo que nos rodea.

Y en el caso de los niños de corta edad, su percepción del mundo poco ó nada tiene que ver con la nuestra, lo que los convierte en "especialmente dotados" para crear sin dificultad esa "realidad paralela" que a los adultos nos resulta inaccesible.


    Dicho de otro modo, nosotros podemos crear nuestra propia realidad, y si necesitamos creer en ángeles, para nosotros existen. Resulta muy curioso que por la vía del conocimiento científico hayamos llegado a la explicación empírica de lo místico.

  Tal y como decía David-Ben-Gurion, el primer presidente del estado de Israel-"El que no cree en los milagros, no es realista".






   

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por tú opinión y bienvenidas sean tus críticas!. Sólo eliminaré aquellos comentarios ofensivos o insultantes o que puedan considerarse como spam.