17 febrero, 2013

LA DIMISIÓN DE SAN MALAQUIAS


A
unque parezca mentira , yo... que no soy cristiano ni mucho menos católico. Yo que creo que la "santa madre" iglesia es...probablemente la organización más funesta, retrógrada, oscurantista y criminal de la historia y una de las mayores calamidades con las que ha cargado la humanidad, confieso que soy un tanto vaticanista .

   Puede sonar raro, pero...te puede gustar el boxeo sin tener que ir por la calle pegándote con todo el mundo, ¿no? ; ó disfrutar con los toros sin haber matado jamás una mosca . Pues algo así me ocurre a mi con el Vaticano, con los cardenales, los camarlengos, el papa,los nuncios, la santa sede y el ministerio petrino. ¡ Me fascinan y me repelen profundamente ! , ¡ todo al mismo tiempo !. Quizás ,el motivo de mi fascinación, tenga que ver con el hecho de que no hay ninguna otra institución que con ese desparpajo siga viviendo en la Edad Media en pleno siglo XXI, ninguna otra que sepa rodearse de esa liturgia tan elaborada y misteriosa, ninguna que haya tenido, en tan largo periodo de tiempo, tanto poder e influencia. Por lo demás, en lo que se refiere a su doctrina, creencias y forma de ver la vida, no puedo sentir mayor repugnancia hacia sus planteamientos. Fundamentalmente porque tratan de
imponérselos a toda la sociedad, creyentes y no creyentes.


Afortunadamente para todos, en el mundo moderno ese tipo de actitudes tiene poco futuro. La mayoría de los católicos en España, por más que hallan llenado Estadios en las distintas visitas papales, viven su experiencia religiosa más bien a la carta, eliminando de sus prácticas aquellos dogmas con los que no están de acuerdo sin cuestionar formalmente a la Iglesia.

   Por más que ésta insista en tratar de imponer por vía legal su mensaje sobre opciones tan personales como la sexualidad, la mayoría de los católicos usan habitualmente preservativos, tienen relaciones prematrimoniales ó se divorcian, y no por eso dejan de tener fe en los principios fundamentales del cristianismo. Es más, son muchos los que abogan porque la Iglesia se modernice y se acerque a la sociedad y a sus fieles, planteando la ordenación sacerdotal de las mujeres, la libre elección del celibato, (para los sacerdotes evidentemente) , ó las relaciones sexuales concebidas como expresión física de los sentimientos, más que como un simple método reproductivo dentro de la inviolable santidad del matrimonio.


Aunque pueda entender que mucha gente piense de ese modo, yo como vaticanista confeso no puedo estar más en desacuerdo. La iglesia no debe cambiar para ser aquello que crean sus fieles que debe de ser en cada momento histórico en particular. Todo lo contrario, para sobrevivir
debe mantenerse fiel a su propia tradición, por más que sea evidente que sus dogmas no van en sintonía con la sociedad en la que estamos viviendo. El único encanto que posee, (a mi modo de ver) , es precisamente su arcaísmo, además de que su mensaje, su evangelio, es eterno y por lo tanto debería de ser inamovible.

   Cuesta bastante imaginar que el Judaísmo ó el Islam cambiasen sus dogmas a petición popular de sus fieles ¿verdad?, pues lo mismo debe aplicarse al catolicismo. La iglesia no es una institución democrática ni participativa, sino una dictadura donde las decisiones se toman supuestamente con la guía del espíritu santo, es decir del mismo Di-s. ¿Quiere ésto decir que la Iglesia nunca va a admitir el uso de preservativos, el divorcio ó la igualdad de derechos de las mujeres? , pues no puede descartarse. Lo bueno que tiene el poder contar con la guía del espíritu santo es que este "sopla dónde quiere y nadie sabe de dónde viene ó hacia dónde va". Además, también hay que contar con que el Papa es infalible aunque acabe diciendo todo lo contrario que decían sus antecesores, (que no por ello dejan de ser infalibles también) , y si éste último dice que no hay purgatorio, ni mula ni buey, pues tiene razón y Sanseacabó.



La verdad es que este Papa ha sido uno de los más congruentes con sus ideas y principios de todos los que han ostentado el cargo. Es de los pocos que verdaderamente ha intentado limpiar la Iglesia de toda inmundicia, y claro, por eso se ha visto forzado a dimitir, porque tal cosa es imposible.
De hecho no hace mucho tiempo corrió el rumor de que podía ser asesinado. No es descabellado pensarlo, y dar crédito a estos rumores, porque se atrevió a meter mano al mundo de las finanzas vaticanas. Otro tanto puede decirse de los escándalos relacionados con las actividades pederastas de destacados miembros de la Iglesia, no consiguió nada parecido a castigar severamente a los culpables, pero para la jerarquía católica,dar el paso de reconocerlo y pedir perdón a las víctimas no deja de ser un hito histórico, aunque sea también, claramente insuficiente.

   Otro de los motivos para agradecer la dimisión de Benedicto XVI, es que nos ha ahorrado el penoso espectáculo de verlo arrastrándose en las ceremonias, decrépito y achacoso como ocurrió con su antecesor Juan Pablo II. Aparte de todo esto, Ratzinger no ha dejado de ser un intelectual de cierto prestigio, comprometido en la tarea imposible de conjugar la razón con la fe. Bueno, más que de conjugar, de adaptar la razón para ponerla al servicio de la fe, que es algo bien distinto.


Muchos no lo sabrán, pero cuando el actual santo padre estaba a cargo de la Inquisición,(Congregación para la doctrina de la fe,en su denominación moderna, pero es que a mi me gusta llamar a las cosas por su nombre) , ya dejaba muy clara su postura en este aspecto y amenazaba claramente a los teólogos católicos."La libertad del acto de fe no puede justificar el derecho a disentir.Esta libertad no indica libertad con respecto a la verdad,sino la libre determinación de la persona de conformidad con sus obligaciones morales a aceptar la verdad"
.Dicho en otras palabras, uno es libre de aceptar ó no la doctrina de la Iglesia, pero no puede cuestionarla ó rechazarla. Por supuesto la verdad es patrimonio de la Iglesia católica y sólo a ella le compete decidir qué es verdad y qué no lo es "la tarea de dar una auténtica interpretación de la palabra de Di-s...ha sido únicamente confiada al viviente oficio docente de la Iglesia,". En resumidas cuentas, que conjugar la razón con la fe sólo sirve cuando lo que tú piensas está completamente de acuerdo con la interpretación que haga la Iglesia de lo que es verdadero, de no ser así estas promoviendo el disenso y eres un pecador, "Sucumbir a la tentación del disenso...es una infidelidad al espíritu santo"



El caso es que yo no creo que el futuro Papa vaya a dar un giro significativo a esta situación. De hecho Joseph Ratzinger ya ha señalado con toda claridad quién es el elegido para la sucesión, el cardenal Angelo Scola. Es italiano, pues si en algo están de acuerdo todos los sectores de poder del Vaticano es en que no quieren otro Papa "extranjero", como ellos dicen.

   Es bastante más joven, con más carisma y de la misma escuela de pensamiento que el alemán. Y lo más importante, él estará detrás tirando de los hilos para asegurarse la elección. Situación inédita hasta ahora, donde los prelados dejaban el trono de Pedro con los pies por delante. Quizás Benedicto XVI espere que Escola consiga lo que él no consiguió, regenerar la Iglesia desde el punto de vista de la moral católica, apostólica y romana, con la misma mano dura, pero con una cara más amable.

   Por más que nos aseguren que él se mantendrá alejado desde su retiro en el convento del Vaticano, despojado de todo poder e influencia, la dimisión parece, (al menos yo es lo que pienso) , el medio más adecuado en este momento,para lograr sus objetivos. La renuncia del Papa no es más que una retirada táctica, una jugada inteligente e inesperada, que lo convertirá en el poder en la sombra.


 Aunque las profecías de Nostradamus nos hablen de un"Papa negro", y San Malaquías nos diga que"Pedro el romano"será el último Papa antes del fin del mundo, no hay motivos para preocuparse. Para empezar San Malaquías no atina ni con calzador en sus lemas, caracterizados por su vaguedad e inconcreción, y lo mismo podemos decir de Nostradamus. Curiosamente además, San Malaquías está bastante más acertado en sus predicciones hasta Gregorio XIV, ¿será por casualidad que el obispo de Irlanda apoyara las pretensiones al trono de un candidato que al final no consiguió suceder a este prelado?.

   Tampoco parece que atinaran mucho ninguno de los dos en cuanto al reinado de nuestro querido "pastor alemán", Joseph Ratzinger. Si en vez de adjudicarle el lema de "la gloria del olivo", le hubiese adjudicado algo así como,"la dimisión del olivo", no podríamos menos que admirar la capacidad de predicción del Irlandés, pero no es el caso.

   De hecho el nombre de Pedro el romano, puede ajustarse a varios candidatos muy distintos.Varios de ellos, incluido el máximo aspirante, son italianos, otros tantos se llaman Pedro y con cualquiera de ellos la profecía aparentemente se cumpliría. Sintiéndolo mucho por Nostradamus lo que no hay es un candidato italiano que sea negro y que se llame Pedro. Pero en realidad eso no importa demasiado, los oscuros mensajes del francés se prestan a centenares de explicaciones diferentes.

   De este modo es  verdaderamente fácil acertar, basta con tener paciencia y esperar que un suceso cualquiera se ajuste más ó menos a la predicción escrita, algo que siempre acaba sucediendo.
Vamos que teniendo en cuanta la nula fiabilidad y capacidad de predicción del santo Irlandés, y no digamos del médico y astrólogo francés, ¿no creen ustedes que San Malaquías debería seguir el ejemplo de Benedicto y dimitir?. Yo la verdad..¡apoyo la moción!.


2 comentarios :

  1. Yo gané gracias a Ratzinger un perfumito pequeño de Don Algodón. Me lo regaló mi catequista. Hicimos una porra sobre quién saldría elegido papa (ya ves, qué católico). La mayoría eligieron sus preferidos, yo lo escogí a él: "No quiero que salga, pero es el que tiene más posibilidades". Zasca. Ganó la razón. LA MÍA, que siempre me gusta llevarla, soy hija de mi madre.

    Pues sí, majo. La Iglesia debería cambiar sus dogmas. Porque tú dices: "¡Qué crean en lo que quieran!", y muy bien, pero en sus creencias también está imponer su forma de pensar y catalogar de "falso cristiano" al que no siga sus indicaciones, y lo peor es que tienen poder para hacerlo. Al igual que la jerarquía religiosa musulmana en su medio. Y la judía en Israel. Tienen un trozo pequeño pero lo tienen. Hay que desligar la religión del gobierno, y eso traiciona sus dogmas.

    Aunque los felicito por algo: por lo menos han creado una interpretación de La Biblia, porque esas doctrinas, una buena parte estadounidenses, que aseguran que hay que cumplir a rajatabla todo lo que dicen las Santas Escrituras dan pena. ¡Es imposible! ¡Se contradicen entre ellas! Porque, ¡adivina!, están redactadas por distintas personas en distintas épocas.

    Me molesta un poco tanto como religiosos como ateos extremistas tratan a La Biblia. No es más que la visión de cómo se debe actuar a partir del entender de distintos pensadores, como cualquier filósofo no unido a la religión. De hecho, yo puedo coger el pensamiento de Platón, señalarlo como Mesías y comenzar una religión. Se pueden aprender cosas de esos libros, pero no deberían ser considerados dogmas de fe indiscutibles, y mucho menos hoy en día donde sus "consejos" están obsoletos y ya no son aplicables. Si el sexo se restringía al matrimonio y la procreación era simplemente porque no se puede controlar como podemos hacerlo ahora. Claro que así viviríamos en la religión de cada uno, a mi entender, la situación ideal.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Zum!,pues estoy bastante de acuerdo con tu comentario.Creo que ya de hecho tenemos la religión de cada uno,es decir que tomamos de todas lo que nos satisface e ignoramos lo que nos hace sentir mal,al menos la mayoría de las personas.Y creo que eso está muy bien y es lo justo.

    Como judío,aunque no sea religioso, debo decirte una cosa.Es la única de esas 3 grandes religiones que no busca imponerse a las demás,tanto el cristianismo como el Islam son proselitistas y buscan afanosamente extenderse por el mundo,en cambio en el judaísmo no encuentra más que pegas aquel que desea convertirse.

    Quizás esa sea una actitud que debería proliferar,la del respeto a los demás,crean en lo que crean,y no tratar de convertirlos en lo que no son.

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tú opinión y bienvenidas sean tus críticas!. Sólo eliminaré aquellos comentarios ofensivos o insultantes o que puedan considerarse como spam.